//Crónica de un trío de jazz en 30 conciertos formativos en 5 regiones de Chile
Concierto taller en angol

Crónica de un trío de jazz en 30 conciertos formativos en 5 regiones de Chile

Parecía una tarea imposible, pero resultó: realizar 30 conciertos de jazz junto a un trío por 5 regiones de Chile. Guitarra, contrabajo y batería; música original y un taller de formación de público por cada locación.

Mediante un proyecto presentado y aprobado por el CNCA en el marco de la promoción del proyecto de jazz DN3, tuvimos la oportunidad de desarrollar este periplo musical-formativo a lo “compañía de teatro itinerante”, el cual se desplegó durante varios fines de semana desde la V a la IX región, incluyendo también comunas de la periferia Santiaguina. Usamos la palabra “periferia” con toda rigurosidad en el lenguaje, pues nuestra locación mas acomodada era el la comuna de Macul. En realidad, este era uno de los objetivos esenciales incluidos en el proyecto: Gestionar y realizar conciertos en locaciones donde cotidianamente no se presentan bandas de jazz, y menos de jazz no “tradicional”, e intentar, de esta forma, romper con el paradigma elitista que envuelve al estilo sincopado.

Temuco, Angol, Chiguayante, Hualpén, Concepción y Chillán, en el sur; Talca, Linares, Parral, San Fernando, Rancagua y Requinoa por el centro; Villa alemana, Quillota, Limache, Quintero, San Felipe y Casablanca por la 5ª región; Melipilla, Paine, Buin, San Ramón, Independencia, El Monte, Padre Hurtado, Cerrillos, Macul, Pedro Aguirre Cerda, Quinta Normal y Auditorio Projazz fueron los escenarios elegidos para realización de los conciertos y talleres que desarrollamos durante el otoño-invierno 2015.

Orquestas comunales y alumnos de talleres de bandas o jazz

Viajar, armar escenario mientras se realiza en paralelo un taller, charla o masterclass para los asistentes, que en muchos casos pertenecían a la orquesta comunal o a algún taller de banda o jazz, con los cuales hablamos y compartíamos planteamientos e ideas acerca de la función del arte y la música, la historia del jazz, la armonía o la improvisación. Después de esos encuentros conversados, tras la prueba de sonido realizábamos el concierto, donde muchas veces veíamos a los mismos niños participantes en los talleres, pero esta vez acompañados de familiares y amigos que ellos mismos habían invitado. Aquí un punto interesante de constatar: observamos que cuando los talleres funcionaban mejor en la convocatoria y participación, era mayor la conexión que se generaba con el público al momento del concierto. De la misma manera, nosotros los músicos conectábamos mejor con el publico al cual podíamos ver desde el escenario, ver sus caras de asombro, de interés o de sueño ante los temas que interpretábamos, rompiendo de cierta forma la frontera de la “cuarta pared”.

[foogallery id=”430″]

Fue interesante y reiterado el hecho de escuchar a participantes de los talleres decir que “no escuchaban jazz porque no lo entendían”, a lo cual respondíamos que llevábamos casi 20 años tocando y estudiando jazz y que, en realidad, tampoco comprendíamos mucho, invitándolos mas bien al disfrute auditivo que a la supuesta “alta comprensión intelectual”. Muy importante para nosotros fue también el sentir el agradecimiento de los encargados de los centros culturales por responder a las preguntas de los asistentes, ya que, según nos contaban, en otra ocasión habían debido poner a los músicos  de una destacada orquesta profesional que habían visitado su espacio la condición por escrito de la obligatoriedad de responder las preguntas que pudiesen realizar los niños asistentes, debido a que no siempre quiénes habían visitado habían tenido la disposición de conversar y conectar con los niños, profundizando en la experiencia formativa.

En resumen, para nosotros fue una enriquecedora experiencia que nos permitió mostrar nuestra música en lugares poco habituales, recibir el agradecimiento de los asistentes por haber ido a tocarles a su comunidad y la constatación de lo importante de la democratización del conocimiento, la cultura y el arte.