//Un panorama bullente en la escena electrónica chilena actual: 2ª parte de la entrevista con Mika Martini

Un panorama bullente en la escena electrónica chilena actual: 2ª parte de la entrevista con Mika Martini

En esta segunda parte de la entrevista que le realizamos en el marco de su participación en Laboratorio Dasein, Mika nos conversa temas clave para conocer mejor la escena electrónica chilena: la diversidad de festivales e iniciativas que existen y los problemas y desafíos que enfrenta esta en la actualidad. Además, nos contextualiza sobre su relación con la industria y el ADN de conocimiento libre y colaborativo del sello Pueblo Nuevo.

Los orígenes de Pueblo Nuevo Netlabel

A Escala Humana. Hablemos de tu sello, Pueblo Nuevo.

Mika Martini. El 2005 estaba en plena crisis la industria musical, habían cerrado varias subsidiarias de los sellos grandes que sacaban música chilena y lo único que se podía sacar eran cedés, ya no habían cassettes ni vinilos. Los CD eran caros en esa época, había que sacar mil copias como mínimo y, o te ganabas un Fondart o financiabas tú la inversión… En paralelo empieza a aparecer este concepto del netlabel, y me empieza a llegar por mail muy repetitivamente esta idea: que habían netlabels en Brasil, en España y que sacaban cosas. Ante este diagnóstico surgió la idea junto Daniel Jeffs de sacar nuestro propio sello, porque no teníamos platas para sacar CD, estábamos fuera del circuito de DJ y fiestas de esa época. Además de ser compositores de música electrónica conocíamos a muchos amigos que hacían música y no tenían dónde sacar esa música; claro, podías mandar tus demos para fuera pero era difícil que te pescaran. Así, decidimos crear esta plataforma para editar música electrónica de los amigos en mp3, pero también dijimos que si íbamos a invertir tiempo en esto, la idea era hacer un sello que tuviera cierto relato, cierto concierto… De ahí viene la idea de Pueblo Nuevo y las banderas rojas, y esta cosa de ser abiertamente contra el copyright; nos metimos altiro con esto de los creative commons, tuvimos algunos choques con la SCD y esta cosa de liberar música gratis, porque todavía era raro en esa época que los músicos regalaran la música… en mp3 de 192 kbps que era lo máximo que se podía subir, porque las conexiones eran lentísimas.

La idea era hacer un sello que tuviera cierto relato, cierto concierto... De ahí viene la idea de Pueblo Nuevo y las banderas rojas, y esta cosa de ser abiertamente contra el copyright Click To Tweet

Ahora, tampoco fue una cosa con mucho plan, sino más una cosa entre amigos: “hagámoslo y vemos que pasa”. Obviamente, los amigos empezaron a mandarnos sus discos para sacar, y en un año ya teniamos como seis discos arriba, y al segundo año ya estábamos sacando un disco al mes, y ya no solo de gente chilena (que fue el primer objetivo), sino que altiro empezó a correrse la voz y empezaron a llegar demos de chilenos que estaba a fuera o de otros amigos que fuimos conociendo en el camino. Y claro, se fue creando esta red en que trabajábamos el concepto de trueque, el intercambio, lo no comercial, lo hecho por nosotros mismos, para crear una red de contactos de amigos para hacer tocatas, organizar conciertos, lanzamientos entre todos. Y claro, esta cosa fue creciendo y llegamos a la locura de sacar hasta tres discos al mes, porque había mucho, había una explosión de gente haciendo electrónica acá y afuera.

13º aniversario de Pueblo Nuevo Net Label
Chapitas del 13º Aniversario de Pueblo Nuevo Netlabel en Casa de los Diez. Foto: Facebook de Pueblo Nuevo

Cumplieron hace poco los 13 años

Sí, sí… hicimos una fiesta grande en la Casa de los Diez. Era tradicional nuestros conciertos aniversario. Ha sido una gran experiencia [la trayectoria del sello], porque me ha permitido conocer una gran cantidad de músicos electrónicos chilenos o de afuera.

Mirando un poco hacia el ecosistema y mercado de música electrónica en Chile… ¿este año, participaste en el Festival Frecuencias?

Sí, en el de este año y el pasado también.

¿Y participaste tocando o estabas de jurado?

El año pasado nos invitaron a participar e hicimos un showcase de Pueblo Nuevo. A pesar de que uno podría pensar que Frecuencias es opuesto a nosotros, porque fomentan la industria y eso, la invitación fue súper abierta; tuvieron la deferencia de invitarnos por la trayectoria de aporte a la música electrónica… Y donde me invitan yo voy, y si tengo la posibilidad de mostrar otros proyectos de música independiente lo hago, así que tocamos el primer año. Y este año [2018] hicimos un concierto en el GAM de música electroacústica donde estuvo José Miguel Candela como presentador y espacializador, y en el que donde nos enfocamos a la música electroacústica y la política… todo esto en un evento de la industria musical.

Qué bueno que surja de ellos esta instancia.

Sí, es notable esa preocupación por integrar otros mundos que no tienen que ver con la industria, pero que están en Chile y son importantes de destacar… y de pasadita aprovecho que dos amigos del sello puedan tocar en toda esta parafernalia que los chicos [de Frecuencias] inventan. Y para ellos  también es bueno, porque pueden incorporar otros contenidos a sus programas. Claro, yo no participo de las ruedas de negocio ni me interesa andar vendiendo cosas, pero prefiero estar a no estar.

¿Y a Fluvial, fuiste?

Sí, este 2018 participamos con otra asociación que estamos metidos, que viene a ser la Asociación Gremial de Músicos Electrónicos, se llama IME: Industria Musical Electrónica Independiente de Chile. Yo estoy ahí y ellos me invitaron a participar a Fluvial y yo feliz fui con ellos. Todo lo que sirva para difundir y para apoyar la escena electrónica en todas sus facetas me gusta.

 

Mika Martini en Fluvial
Mika Martini en Fluvial 2018. Foto: Jaime Valenzuela. (Vía Facebook de Fluvial)

Parece que se han ido integrando los diferentes actores en los diversos espacios, se han ido mezclando desde los más doctos a los más poperos, pasando por los experimentales.

Sí, se han permeado mucho los espacios. Y en ese sentido harto aportó la comunidad electroacústica de Chile con el Festival Aimaako. De frentón fueron el primer festival de música docta que abrió el espacio a que músicos electrónicos, digamos, populares, pudieran tocar; incluso hicimos conciertos dedicados exclusivamente a música electrónica donde no toda era música “rara”: había música electrónica de todo tipo, hasta hip-hop metimos una vez. Todo cabía en este mundo, porque la idea la idea era integrar, y esto ha dado montón de resultados. En ese sentido hay amigos que tuvieron instancias parecidas a lo que hicimos en M100 con Alter Sonus… Recuerdo el Festival FOBIA, organizado por Herbo Pérez, de la Productora Mutante y Pablo Flores de Jacobino Discos.

Festival Fobia 2012
El Festival Fobia se realizó desde 2007 hasta 2012.

Las siglas FOBIA significaban “Fórmula Básica de Imagen y Audio”, que comenzó a realizarse hace unos diez años atrás y lo hicieron como cinco años seguidos, en una escena totalmente independiente que se construyó, donde había mucha gente haciendo cosas, de los que algunos hasta ahora seguimos en eso. [En general] se produce como una especie como de relevo. Como es difícil la cosa independiente, los productores tienden a cansarse de estar año a año dándole… se agota uno y ahí aparece otro y lo releva. Desaparecen espacios y van apareciendo otros. Muchos de los músicos electrónicos experimentales que yo conocí en el FOBIA ahora son DJ y ganan plata, tienen pega y han abandonado un poco lo experimental. Se aburrieron de los 20 amigos de siempre viéndote jajaj… pero ahí aparecen cabros jóvenes desarrollando proyectos experimentales súper interesantes y tratando de desarrollar nuevos espacios. Y además con una mentalidad abierta, con la idea de invitar y colaborar con los que hacen buena música para generar lazos y conexiones. Ahora se produce mucho más que antes que interactúen músicos jóvenes con los que llevamos años en esto.

Parece que ves bastante bien la escena electrónica en Chile hoy

Yo la veo bullente.

¿Y qué piensas que falta?

[A la escena en Chile] Siempre hay que dividirla entre la electrónica de fiesta y la electrónica más de autor. El tema de la fiesta ya está medio resuelto. El caso más paradigmático son las fiestas de Andrea Paz y el Festival Recreo. Ella hizo lo que todos pensábamos hacer, que era esta gran convocatoria de todos los colectivos que hacen fiestas y meterlos en un mismo lugar. La cosa funciona espectacular, con mucha gente de Chile y algunos internacionales, con auspiciadores, cobrando entrada. Funciona súper bien. Y así como Andrea hay como 3 o 4 colectivos haciendo fiestas por ahí. Eso anda bien. Y por el lado de la música de autor hay harto desarrollo actual, hay músicos de todas las tendencias. Este año me tocó ser jurado de los premios Pulsar en la categoría electrónica y me tocó escuchar como treinta proyectos, de los cuales yo conocía 5 y todos eran proyectos chilenos electrónicos súper interesantes, desde lo ambient hasta la fusión entre electrónica y folklore, lo que es sorprendente. Muchos sellos nuevos que han superado el tema de la Internet con la vuelta del cassette y el vinilo se ha vuelto a sacar el objeto físico, en fin.

Con la vuelta del cassette y el vinilo se ha vuelto a sacar el objeto físico.- Mika Martini Click To Tweet

Lo que falta es el mismo tema: lugares para tocar donde no sea ilegal, y a horas media decentes no a las tres la mañana. Y por otra parte la difusión, la red de difusión. Que hubiese una especie de cartelera organizada. Algo como en Berlín, donde tu agarras el diario y tienes la programación del mes o de la semana y te encuentras todo. Claro, Facebook tiene un poco el monopolio de la información actual, pero falta agrupar un poco toda la diversidad que hay. Se han hecho intentos por subsanar esto de la comunicación entre los diferentes productores. Este que se esta armando tiene una la misión de resolver este tema, visibilizar un poco lo oculto y difundir todas las actividades que se hacen. Ese uno de los grandes problemas.

¿Y por el lado de la formación o educativo?

Hay varias experiencias actuales que me parecen muy notables, entre ellas, unos amigos que se llaman los Casa Ruido que son los organizadores de Café con cables, su misión o su sueño es tener una escuelas de formación de artes electrónicas para generar cursos de programación de sintetizadores experimentales de pure data o de max-msp y lo van a concretar. Ellos inventaron las masterclasses que se hacían los días martes, donde invitaban a un músico o visualista que expone cómo hace lo que hace y luego toca en este formato unipersonal. O también esta 101 Training que es una escuela más oficial tiene mucha tecnología o DJ School que lleva un tiempo formando gente. Y los mismos músico se dieron cuenta que una forma de subsanar el tema de ganar poca plata tocando en vivo lo puedes hacer haciendo clases. Y como hay mucho movimiento hay mucha gente queriendo aprender.

¿Está buena la escena en Chile?

Sí, tengo amigos que están afuera que dicen que en Santiago está todo pasando. Hay harto movimiento si se compara con Buenos Aires, Río de Janeiro o Lima, otras ciudades grandes, acá está pasando mucho. Tan es así que hace un par de semanas ocurrió el mismo día el festival Ai Maako, el festival Sound Santiago, una tocata en disquería Tres Oídos, otro amigo lanzando un disco y todo el mismo día. Hay demasiadas cosas para mirar. Tocatas en departamentos, en disquerías… De todo.

#escenaelectrónica Acá en Santiago hay harto movimiento, está pasando de todo. Click To Tweet